“IMPORTANCIA DE LA EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA ACTUALMENTE”

“IMPORTANCIA DE LA EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA ACTUALMENTE”

Con el aumento de la esperanza de vida, las probabilidades de ver reducidas nuestras facultades mentales e incluso desarrollar algún tipo de demencia, se incrementan de forma considerable.

Teniendo en cuenta que el Alzheimer es la demencia del siglo XXI, que cada vez es más precoz y que además en los próximos años se estima un aumento brusco de dicha demencia; la mejor arma que conocemos en la actualidad para conservar una mente en forma, radica en la “prevención”.

Es importante resaltar el término “envejecimiento exitoso”; el cual hace referencia al envejecimiento normal (no patológico).

Envejecer es parte del ciclo vital humano, es la cuarta etapa de la vida. En dicha etapa se inicia un “deterioro”, tanto físico como cognitivo y, de este término  que tanto alarma, debemos conocer si va más allá de la normalidad propia del paso de los años en nuestro cuerpo y cerebro ya que en este caso estaríamos hablando de un “envejecimiento patológico” (no exitoso) o se trata de una forma de envejecer exitosa, normal.

Para discriminar entre estos dos conceptos mencionados (envejecimiento exitoso – envejecimiento patológico) es muy importante destacar el papel que juega  la “Evaluación Neuropsicológica”.

La evaluación neuropsicológica consiste en el estudio de las funciones cognitivas y de la conducta de una persona. Dicha evaluación debe ir enfocada hacia tres áreas: personalidad y conducta, estado emocional y funciones cognitivas.

                                     

¿Qué es la Evaluación Neuropsicológica?         

La evaluación neuropsicológica (también denominada evaluación neurocognitiva) es un método diagnóstico que estudia el funcionamiento cerebral y brinda información no provista por otros métodos de estudio, como el electroencefalograma, la tomografía computada o la resonancia magnética. Permite comprender cómo funcionan las diferentes áreas y sistemas del cerebro a través de la medición de sus capacidades cognitivas.

 

Las Funciones Cognitivas son los procesos mentales que nos permiten llevar a cabo cualquier tarea; hacen posible que la persona tenga un papel activo en los procesos de recepción, selección, transformación, almacenamiento, elaboración y recuperación de la información; lo que  permite desenvolverse en el mundo que nos rodea.

Las pruebas de neuroimagen son una herramienta muy importante de apoyo para la evaluación neuropsicológica.

 

¿Qué utilidad tiene la Evaluación Neuropsicológica?

Permite identificar la presencia de trastornos cognitivos precoces o leves, tiene una gran sensibilidad para detectar problemas leves de memoria que de otra manera podrían no ser obvios; cuando los problemas son muy sutiles es la “única herramienta”  que permite detectarlos, ya que a través de la elaboración del perfil neurocognitivo podemos determinar si los cambios de memoria son cambios normales debidos a la edad o son la anticipación o muestra de un declive o deterioro cognitivo significativo.

Cuando se diagnostica una demencia, el perfil neurocognitivo permitirá tipificar si se trata de una Enfermedad de Alzheimer, una Demencia Fronto-Temporal, una Demencia Vascular, etc; para ello es muy importante el papel que juegan las Técnicas de Neuroimagen y pruebas médicas,  las cuales nos ayudarán a la elaboración del perfil mencionado y a  identificar problemas asociados con enfermedades médicas que pueden afectar la memoria y la atención , como la diabetes, las enfermedades metabólicas o infecciosas, el alcoholismo.

 

La evaluación neuropsicológica permite también clarificar las causas de un trastorno cognitivo dado (p.ej. depresión u otro trastorno emocional-conductual vs. patología cerebral). El desempeño de un paciente en las pruebas puede servir para planificar tratamientos, tomando como base los puntos fuertes para compensar las debilidades. Los resultados contribuirán en la elaboración de los objetivos que vamos a perseguir.

                                                              

¿Cuándo debe realizarse una evaluación neuropsicológica?

Cuando existen síntomas o quejas relacionados en alguna o varias de las siguientes áreas cognitivas: memoria,  concentración,  organización, lenguaje, razonamiento,  percepción, personalidad.

El cambio puede deberse a cualquiera de muchas causas médicas, neurológicas, psicológicas o genéticas.

Las pruebas o estudios serán útiles para entender la situación específica de cada paciente.

Cuando la persona se enfrente a la jubilación puesto que es una etapa psicosocial con un peso considerable en el estado mental.

            

¿A quién va dirigida?

La evaluación neuropsicológica es un procedimiento diseñado para explorar  el funcionamiento cognitivo de un individuo. La exploración de las funciones cognitivas se lleva a cabo tanto en personas que sufren alteración de las funciones cognitivas como en personas que quieran realizarse un “chequeo mental” conociendo así su estado cognitivo, consiguiendo la tranquilidad que conlleva el conocimiento positivo de éste.

 

¿Quién debe realizar dicha Valoración?

Un neuropsicólogo entrenado es la persona encargada de seleccionar y  administrar las pruebas pertinentes.

El tiempo de duración varía de una persona a otra y en función a las áreas a explorar.

Se realiza un análisis exhaustivo de los resultados y se hace entrega del informe final.

Estas evaluaciones son de gran valor para el paciente y su familia ya que contribuyen en la explicación de la causa de los cambios, en caso de que existiesen y las directrices que deben llevar a cabo a partir de este momento.

 

¿Por qué realizarse una Evaluación Neuropsicológica?

Es posible que usted o algún miembro de su familia haya notado algún cambio en su manera de funcionar en su vida cotidiana. Una evaluación neuropsicológica puede determinar con mayor precisión cuál puede ser el problema.

Si en concreto, usted tiene problemas de memoria, ¿por qué debe realizarse  dicha evaluación?

 

Usted puede experimentar que su memoria no está tan bien como lo estaba hace un tiempo; independientemente de que ésta puede ser sólo una  percepción  personal, es aún posible que  no tenga un “problema de memoria”, como hemos indicado anteriormente  puede estar experimentando los efectos normales de su edad. La evaluación ayudará a determinar si éste es el caso.

Es posible que en vez de un problema de memoria, se deba a un problema de atención y dicho déficit atencional puede estar afectando la manera en que su memoria está funcionando.

 

Si tiene alteraciones de la memoria. Entonces, ¿cuál puede ser el problema?

Si  tiene un problema de memoria, la evaluación ayudará a determinar de qué tipo de alteración mnemotécnica se trata. Además, es importante determinar su causa; ya que algunos problemas de memoria están relacionados con la medicación, con factores psicológicos tales como la ansiedad o la depresión. La evaluación neuropsicológica ayudará a clarificar la fuente del problema.

Dependiendo de la naturaleza del problema y de los resultados de la evaluación, se brindarán las recomendaciones pertinentes.

María Antonia Carrasco García

Departamento de Neuropsicología

Asociación de Alzheimer “21 de Septiembre”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies